Los negocios que venden alcohol a los menores sin pedir identificación

Los pequeños y grandes distribuidores de alcohol ejercen un papel importante en la reducción del consumo de alcohol en los menores de edad, sobre todo la sensación de fácil acceso que muchos sienten al ver las tiendas. Existen muchas formas de controlar estas situaciones sin llegar a lo legal; es primordial que los vendedores entiendan la importancia tanto social como médica que tiene la venta de alcohol aquellos que no tienen la edad suficiente para tomar, garantizando medidas fáciles y efectivas para lograr este objetivo.adolescentes_y_alcohol

Y… Tragos sociales, en menores ¿no?

Es normal irse de tragos y tapas de vez en cuando y sobre todo cuando ya te encuentras en un ámbito laboral o social donde hacerlo es el pan de cada día, un after office entre semana, por ejemplo, es algo totalmente común e incluso habitual. Cuando se es menor de la edad legal para consumir alcohol, el sentimiento de impotencia y de madurar es grande, pero todas estas medidas tienen una razón de ser, cuidar al niño.

Prevención del alcoholismo en menores

Los establecimientos pueden generar un cambio y aportar un mejor control de las personas quienes le venden el alcohol, basándose en la capacitación de su personal, además de crear normas específicas para los menores de la edad legal para consumir; pedir identificación, tener un sistema de control sobre las bebidas alcohólicas y no alcohólicas, crear políticas de venta y demás, son algunas de las posibles estrategias que pueden aplicar los negocios que venden alcohol a los menores de edad sin pedir identificación.el_alcohol_en_menores

Algunos podrán verlo como un problema sencillo, pero una simple venta y compra de esta sustancia inhibidora de sensaciones puede causar más que una pequeña resaca. El consumo desmedido puede generar cáncer, ansiedad, depresión, problemas cardiovasculares, gástricos, además que puede atrofiar el desarrollo de las glándulas sexuales y endocrinas (responsable del crecimiento). De cierta forma, los negocios que venden estos productos a menores de edad son responsables de que más de 400.000 jóvenes entre los 14 y 18 años beban alcohol y toman drogas de forma desmesurada.

Estos negocios deberán tomar cartas en el asunto para así mejorar la estadística, donde un 68.2% de los jóvenes consumen alcohol por lo menos dos veces a la semana, la venta de alcohol a menores está en manos de esos negocios, por eso la mejor forma de cambiar una realidad es participar activamente en la formación de los jóvenes.